Para llevar a cabo una solución creativa, es necesario apoyarse con alguna técnica.

La creatividad es la capacidad de encontrar ideas, soluciones y asociaciones, las personas que la desarrollan son más abiertas, exitosas, reconocidas y felices.
Según el diccionario de Meyers, la define como:

“La capacidad de pensar productivamente y que, ante todo el resultado de este pensamiento, se concrete originalmente el proceso de información existente (como un nuevo descubrimiento o una obra de arte) la creatividad se ubica en el cerebro.”

Para llevar a cabo una solución creativa, es necesario apoyarse con alguna técnica que sirva de apoyo para que el proceso de creatividad sea efectiva. Para escoger la más adecuada se debe tener en cuenta el problema, la tarea o las necesidades que se presenta.

Algunas técnicas son:

Lluvia de ideas: para que funcione esta técnica, se debe contar con un moderador, un redactor y participantes activos que aporten ideas. El proceso consiste en generar ideas espontáneas para identificar las oportunidades a mejorar.

Método 6-3-5: consiste en la participación de 6 personas que aportarán 3 ideas por 5 minutos, cada participante deberá pasar su hoja al compañero de a lado cuando termine el tiempo de cada ronda (6 rondas) y al final se desarrollaran 108 ideas, donde se deberán filtrar las más importantes.

Mapa mental: corresponden en particular al pensamiento humano, su técnica parte en poner una hoja grande en forma horizontal, se va a escribir en la mitad del mapa el problema (se puede utilizar símbolos). Desde este núcleo crecen ramas en las cuales va un término para un subtema.

En cada una de las ramificaciones individuales solo es posible encontrar un término o un esquema, todos estos términos están representando el pensamiento que para el realizador están relacionados. Sobre las líneas anota ideas o detalles que tienen en común con los pensamientos de las ramas principales. Ya recopiladas todas las ideas, se evalúan.

Método Walt Disney: Es una técnica para evaluar ideas que utiliza diferentes etapas: soñadora, realista y crítica. El soñador presente sus ideas (que tiene que ver con el “todo vale”, expresarlo todo), el realista (un momento más de evaluación, de descartar y elegir) tratará de averiguar cómo aplicarlas. Después de esto, el crítico (ver “lo que falta”, desde otra perspectiva) tratará de romper esas ideas y solucionarlas aparte. Invirtió horas y horas buscando debilidades y brechas.

Las ideas que resulten mejor son las que se trabajarán.

¡Las soluciones creativas son más buscadas que nunca!, todo gira en torno a ellas, ya que la creatividad nos dirige a integrarnos en un proceso participativo y funcional.