Éxito = Talento + otra cosita

El talento con frecuencia está sobrevalorado y por lo general malentendido.

 

Cuando las personas obtienen grandes logros, por lo general los demás explican sus logros atribuyéndoles sencillamente al talento. Pero sinceramente esto es FALSO,  si el talento por sí solo es suficiente, entonces ¿Porqué conocemos personas muy talentosas que no son exitosas?

Si el talento fuera suficiente, entonces las personas más influyentes y eficaces siempre serían la más talentosas, pero regularmente ése no es el caso. Simplemente veamos algunas biografías de personas exitosas como Larry Page, Steve Jobs, Walt Disney, Mark Zuckerberg, Jeff Bezos, Howard Schultz  entre otras muchas  personas que sin lugar a dudas tienen talento, sin embargo hubo otro ingrediente en sus estilos de vida que marcaron la diferencia para tener éxito y aportar algo nuevo a este mundo.

No confundamos al interpretar que el talento no es importante, ya que todo mundo lo estamos buscando. Sin embargo, no es suficiente. El talento es un don de Dios, que si no hay esfuerzo, disciplina y pasión, no sirve de nada. 

El talento sobresale, hace que la gente se note.  Al principio, el talento separa a una persona de los demás del grupo y hasta logra obtener  ventajas sobre los demás, pero esa ventaja sólo dura un corto tiempo.

Muchas personas talentosas comienzan con una ventaja respecto a los demás, sin embargo pierden ventaja porque solo se apoyan en ese talento en lugar de elevarlo al esforzarse y dar más de lo que dan lo demás. Y no con el afán de ser más que los demás, sino por la emoción de hacer lo que  más les gusta con pasión y cada vez mejor que la vez anterior.    

Cuantas veces escuchamos comentarios de personas con talento pero sin pasión de hacer sus actividades bien hechas y únicas, que marquen la diferencia en el área donde se desempeñan, solo por que les va a llevar más tiempo hacerlo o porque dejarían de ver su programa favorito de TV.

No comprenden que más temprano que tarde, llegará su recompensa. 

Sin lugar a dudas las personas que hacen la diferencia realmente y las que han quedado marcadas en la historia, son aquellas que además de talento, le pusieron pasión y disciplina  a sus actividades y sueños, una pasión incansable y una disciplina que los hacia crecer más y más, y que además, motivan a las personas que estan a su alrededor a crecer junto con ellos.

El éxito no es cuestión de suerte, es cuestión de decisión, no es algo que se espera, es algo que se logra. Así que ahí te va la receta secreta de las mujeres y los hombres exitosos:

TALENTO + PASIÓN + DISCIPLINA = UNA PERSONA EXTRA TALENTOSA

Mercadotecnia

Investigación

Marketing Digital

Comercialización

Otros enlaces


Google Partner

Socio Amipci

Contacto oficial Emagister